EL PADRE PIO ES DE TODOS

EL PADRE PIO ES DE TODOS

lunes, 13 de noviembre de 2017

Seamos inmensamente gratos a la Virgen. ¡Ella nos dio a Jesús!

Seamos inmensamente gratos a la Virgen. ¡Ella nos dio a Jesús!






Sólo quiero ser un fraile que reza…

Sólo quiero ser un fraile que reza…












Ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte.

Ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte.







EL PADRE PIO ES DE TODOS

Si no hubiera Fe los hombres te llamarían diosa. Tus ojos resplandecen más que el sol, eres hermosa, Madre, me glorío, ¡Te quiero!



miércoles, 8 de noviembre de 2017

Vacío de todo, menos de Dios

"La vida, sin el amor de Dios, es peor que la muerte". 

 "Dios enriquece el alma que se vacía de todo". "Muertos son los que viven alejados de Dios".








SUFRIMIENTO

Sufrimiento

"Cuando a Él le plazca colocarnos en la cruz, es decir, tenernos en cama enfermos, agradezcámosle y sintámonos afortunados por tanto honor recibido, sabiendo que estar en la cruz con Jesús es un acto sumamente más perfecto que el de sólo contemplarlo en ella".

Tentaciones

"Si supiésemos los méritos que obtenemos por las tentaciones sufridas con paciencia y vencidas, casi exclamaríamos: ¡Señor, envíanos tentaciones!".

"El demonio sólo tiene una puerta para entrar en nuestro espíritu: la voluntad... Nada es pecado si no ha sido consentido por la voluntad".

"El maligno quiere convencerte de que eres víctima de sus ataques y del abandono divino; no le creas, porque te quiere engañar; desprécialo en nombre de Jesús y de su Santísima Madre".

















La oración abre el corazón de Dios

"Orad y orad siempre cada vez con más insistencia. Jesús es bueno y no dejará de escuchar tantas oraciones dirigidas a Él con confianza", escribe el Padre Pío. En otra ocasión dirá: "La oración es la mejor arma que tenemos; es una llave que abre el corazón de Dios". Confiar... La confianza en Dios es otro de los capítulos del libro: "Con confianza me acurruco en los brazos de Jesús y que suceda todo lo que Él ha dispuesto", recalca el Padre Pío. "Vuestro futuro está dispuesto por Dios con admirable bondad siempre para bien: sólo os falta resignaros a los que Dios disponga y bendecir su mano que llama, abraza, acaricia y, si algunas veces castiga con dureza, lo hace porque es la mano de un padre". "¿Acaso no estamos en la manos de la Providencia, la madre más afectuosa que se puede decir e imaginar?".